Pentecostés: Una Celebración De Nuestra Herencia

¿Quién podría transformar un grupo de pescadores temerosos en poderosos predicadores? ¡EL ESPIRITU SANTO! ¿Quién podría comenzar el día con unos 120 creyentes, incluyendo los doce apóstoles y la madre de Jesús, y al final del día tener más de 3,000 convertidos? ¡EL ESPIRITU SANTO! ¿Quién podría capacitar a los creyentes de hoy, añadiendo a la iglesia cada día y desafiándoles a que sean parte de su iglesia? ¡EL ESPIRITU SANTO!

PENTECOSTÉS es una celebración del dia en que el don del Espíritu Santo fue enviado a los seguidores de Jesús. El Señor habla prometido que enviaría al Espíritu Santo. Él dijo: “Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre” (Juan 14:16). “Pentecostés” significa 50 días, porque esto sucedió 50 dias después de la resurrección de Jesús.

Una de las últimas cosas que Jesús les dijo a sus discípulos fue que esperaran en Jerusalén hasta que llegara el Espíritu
Santo. Asi que, ellos esperaron y oraron.

En esos momentos se celebraba una importante y especial fiesta en Jerusalén llamada Pentecostés. Esta fiesta era un festival de la cosecha y al mismo tiempo era un tiempo en el que los judíos le agradecían a Dios por darle la Ley (por ejemplo, Los Diez Mandamientos). Esto fue exactamente siete semanas después de la Pascua, cuando Jesús fue crucificado.

Los discípulos comenzaron este dia especial con oración. 120 de ellos se reunieron en el aposento alto. Mientras oraban, sucedió algo maravilloso. ¡De repente, escucharon un estruendo del cielo! Sonaba como un viento que soplaba. Todos lo notaron. Todos lo sintieron. Se manifestó en todo el aposento y los presentes vieron lo que parecían lenguas de fuego sobre las cabezas de cada uno. Dios había enviado su Espíritu Santo desde el cielo para que habitara en el interior de cada uno de ellos. Todos comenzaron a hablar en lenguajes que nunca hablan aprendido. El Espíritu de Dios había llegado.

Pentecostés-¡qué tremenda oportunidad de aprender y de celebrar! Es muy importante que nuestros niños entiendan el milagroso y poderoso advenimiento del Espíritu Santo. Esta es la herencia de los creyentes, pero especialmente de los que somos pentecostales. El día de Pentecostés tiene un significado especial para nosotros porque creemos que Pentecostés puede venir a nuestras vidas aun hoy en día.

Un Nuevo Viento Está Soplando

Verdad Bíblica: Dios nos envió Su Espíritu. Podemos escuchar, sentir y ver Su obra en el mundo de hoy.

Escritura: Hechos 2:1-4

Materiales necesarios: Un cometa o papalote, y pequeños pedazos de papel

¿A cuántos le gusta volar un cometa o papalote? Es bien divertido poder mirar un cometa volar en por los aires. ¿Qué es lo que hace que el cometa se quede alé arriba? ¿Será el viento? ¿Cuántos han podido ver el viento? Esa fue una pregunta capciosa Nadie ha visto el viento No podemos ver el viento porque el viento es invisible Por lo tanto, si no podemos ver el viento, ¿cómo sabemos que está ahí?

  1. Podemos escuchar el viento. Discuta algunos de los sonidos que hace el viento o escuche a una grabación del viento mientras hace ruido.
  2. Podemos ver al viento moviendo las cosas. Tome unos cuantos pedacitos de papel en la mano y sóplelos. Si le es posible enseñe alguna grabación de video de una tormenta.
  3. Podemos sentir el viento. Provéale a cada ruño de abanicos de mano. Permita que lo muevan en las caras de unos a otros para que sientan el viento. El viento es un recordatorio de un dia muy especial, el día de Pentecostés. Fue durante el día de Pentecostés que Dios envío a su Espíritu Santo. La Biblia nos dice que los seguidores de Jesús estaban todos reunidos y orando en un aposento alto. De repente, hubo un sonido como de un poderoso viento y todos en el aposento fueron llenos del Espíritu Santo. Ellos comenzaron a hablar en lenguajes que no entendían.

El Espíritu Santo de Dios es como el viento. No podemos ver al Espíritu Santo, pero sabemos que existe.

  1. Sabemos que el Espíritu Santo existe porque podemos escucharle. La Biblia nos dice que el ‘Espírituda testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos deDios”. Así que, podemos escuchar al Espíritu hablándole a nuestro espíritu diciéndonos que le pertenecemos a Dios.
  2. Podemos ver al Espíritu Santo moviendo a la personas para que hagan la voluntad de Dios. ¿Sabía que fue el Espíritu Santo el que movió a las personas que escribieron la Biblia? El Espíritu Santo todavía se está moviendo para que las personas oren, ofrenden, prediquen y mucho más. No podemos ver al Espíritu do Dios, poro podemos ver a las personas que hacen lo que el Espíritu les ha movido a hacer.
  3. Sabemos que el Espíritu Santo existe porque sentimos Su presencia. El Espíritu Santo es llamado, en ocasiones, ‘el que viene a nuestro lado’. El Espíritu de Dios viene a nuestro lado y nos protege de cualquier cosa, nos guia y nos da el poder para hacer la voluntad de Dios.

El Espíritu Santo es como el viento. No podemos verte, pero podemos escucharle cuando nos habla. Podemos ver la poderosa obra que hace a través de hombres y mujeres, jóvenes y señoritas. Podemos sentir Su presencia en nuestras vidas.

Llenos Con el Espíritu Santo

Verdad Bíblica: El Espíritu Santo nos ayuda a hacer lo que Dios quiere que hagamos.

Escritura: Hechos 1:8

Materiales Necesarios: Tres globos—uno marcado “Pedro,” otro marcado ‘Testificar y Obedecer” y el otro sin ninguna marca.

  1. Cuente la historia del Pentecostés enfatizando que el Espíritu Santo vino como un viento recio que soplaba. Llene de aire el globo que no tenga nada escrito y pregunte a los niños a dónde se ha ido el aire. Luego, suelte el globo. Pregunte a los podemos ver al Espíritu niños hacia dónde se fue el globo. Ayude a los niños a entender que el Espíritu Santo es como el viento. No Santo pero podemos saber cuando alguien está lleno del Espíritu Santo porque vemos cómo el Espíritu Santo obra en su interior.
  2. Enfatice que Jesús le dio a los discípulos un arduo trabajo para que lo llevaran a cabo mientras Él regresaba al cielo. ¿Cómo podrían hacer esto? Pedro y los otros discípulos estaban bien asustados. (Enseñe el globo marcado con el nombre de ‘Pedro”. Ellos eran como este globo. Ellos no podrían hacer lo que Jesús les había pedido sin alguna ayuda de parte del délo. Entonces, Jesús envió al Espíritu Santo. (Llene el globo que tiene en sus manos). Después que el Espintu Santo vino, Pedro se puso en pte y le habló a miles de personas que hablan venido a ver lo que había pasado Los otros discípulos se pusieron también en pie y le hablaron a la gente. Tres mil personas aceptaron a Jesucristo en aquel día porque el Espíritu Santo habla venido y habia llenado a los discípulos El Espíritu Santo les habia capacitado para hablarles a otros acerca de Jesús… (Deje que el aire del globo se salga del mismo lentamente).
  3. Esto sucedió muchos años atrás. ¿Piensas que el Espíritu Santo todavía se manifiesta hoy en día? Si, Él puede obrar en nosotros de la misma manera que lo hizo en las vidas de los discípulos. (Enseñe el otro globo marcado ‘Testificar y Obedecer”). Tú y yo somos cornos los discípulos de Jesús. Somos cristianos. Queremos hablarle a otros acerca de Jesús. Queremos ser obedientes a todas las cosas que Dios nos ha ordenado. Pero no podemos hacerlo por nosotros mismos. (Llene este globo). Necesitamos ser llenos del Espíritu Santo. Él nos va a ayudar a testificar. Él nos ayudará a obedecer. (Permita que el globo salga volando). Observe a los globos ahora. Todos están tirados. Esa es la diferencia entre el aire en los globos y el poderoso viento del Espíritu Santo. El Espíritu Santo tiene todo poder porque Él es Dios. Él siempre está con nosotros. Pidámosle a Dios que nos llene con Su Espíritu Santo. Luego, tendremos el poder de hacer Su trabajo aquí en la tierra.