Cuidando a los niños en crisis: Los niños y la depresión

Cuidando a los niños en crisis: Los niños y la depresión
Por Eliette Vrenelli García, Carolina, Puerto Rico

La depresión es una enfermedad médica seria y común. Es real, sucede y es tratable. La sociedad ha puesto un estigma a las enfermedades mentales, pero nosotros como la sal y la luz del mundo, debemos poner fin a ese estigma. Es normal que los niños se sientan tristes, irritados y que tengan cambios de humor, pero cuando esos sentimientos negativos persisten, es posible que el niño esté luchando con la depresión.

El Manual diagnóstico y estadístico del trastorno mental (DSM, por sus siglas en inglés) describe el siguiente criterio para hacer un diagnóstico de depresión:

El individuo debe experimentar 5 o más síntomas durante un período de 2 semanas: sentirse triste o irritable, pérdida de interés en casi todas las actividades, pérdida de peso, insomnio o hipersomnia, agitación psicomotora, fatiga o pérdida de energía, disminución en su capacidad para pensar, concentrarse y tomar decisiones, pensamientos recurrentes de muerte y/o ideas suicidas y sentimientos de inutilidad o culpa excesiva e inapropiada.(1)

En ocasiones, la depresión no se diagnostica ni se trata porque los síntomas se consideran como cambios emocionales normales. Sin embargo, como lo indican el criterio para hacer un diagnóstico de depresión, no solo necesitamos que los síntomas estén presentes, sino que 5 o más estén presentes durante el mismo período de tiempo. En ocasiones, el niño puede presentar algunos de los síntomas, pero no todos juntos o durante el período de 2 semanas. Por eso puede ser difícil darnos cuenta de que el niño necesita ayuda.

Durante la reciente pandemia, el porcentaje de niños diagnosticados con depresión ha aumentado. El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) descubrió que de abril a octubre de 2020, los hospitales de los Estados Unidos experimentaron un aumento del 24% en el número de visitas de emergencia por problemas de salud mental en niños de 5 a 11 años de edad y un aumento del 31% en niños de 12 a 17 años de edad.(2) Este no es solo un problema en los Estados Unidos. Una encuesta realizada por parte de la Organización Mundial de la Salud a más de 130 países encontró que más del 60% reportó interrupciones en los servicios de ayuda de salud mental para personas vulnerables, incluyendo a los niños y adolescentes. Para los niños, el cierre de escuelas no sólo les ha afectado sus rutinas sino que muchos niños también están cargando con nuevas obligaciones que no están preparados para llevar. Como adultos, nosotros podemos ayudarlos en sus problemas.

Si cree que su hijo o algún niño de su iglesia está deprimido o tiene algunos problemas con su estado de ánimo, hay algunas cosas que usted puede hacer:

  • Hablar sobre la depresión. Aunque es posible que los niños no entiendan lo que están sintiendo, usted continúe hablando con ellos. Escuche sus desafíos y ofrezca su ayuda.
  • Obtenga una cita con el médico de su niño. Ellos le harán un examen y una evaluación completa y lo referirán a un especialista si es necesario.
  • Asegúrese de que el niño coma alimentos nutritivos, duerma lo suficiente y realice actividades físicas diariamente (preferiblemente al aire libre).
  • Lo más importante, sea usted paciente y amable. Intente ser comprensivo y cultive una relación positiva con ellos.

Conversando con niños acerca de la depresión
Por Dr. Shaun McKinley

Cuando usted hable con un niño que está luchando con la depresión, ya sea en su ministerio o en su hogar, es importante que esté atento a las palabras que usa al hablar, orar y enseñar.

Nunca diga:

  • “Con la ayuda de Dios no necesitarás tus medicamentos” o “Necesitas estar bien con Dios”. A veces, confundimos la depresión con un problema espiritual y no con una condición médica. Si bien el pecado, la culpa y la vergüenza que no se confiesan pueden causarnos depresión, no queremos que un niño crea que sus sentimientos son el resultado de una relación rota con Dios.
  • “Podemos mantener esto en secreto”. Si bien un niño puede desear mantener su confidencialidad en usted con respecto a sus pensamientos, a veces es necesario involucrar a otras personas, especialmente si la depresión conduce a pensamientos suicidas, autolesiones o una posible catástrofe. Nunca deje a un niño solo en su sufrimiento. Si es necesario que otras personas participen, asegúrese de que el niño o niña sepan que usted sólo está tratando de ayudar de la mejor manera posible.
  • “Simplemente deja de tener pensamientos negativos”. Para algunas personas, no es fácil o posible tener pensamientos positivos automáticamente. Lamentablemente, la preocupación, la ansiedad y el miedo son emociones con las que los niños luchan y pueden ser difíciles de superar. Trate de ayudar a los niños a desarrollar estrategias, ore con ellos y comparta la verdad de la Palabra de Dios.

Cosas que puede decir:

  • “A veces yo me pongo triste. Jesús también se puso triste”. Los niños necesitan saber que sus emociones y luchas son normales para todos. Al testificar de las luchas emocionales que ha tenido, usted puede compartir soluciones que le hayan funcionado. Mateo 26:36-38 nos dice que Jesús también se entristeció.
  • “¿Cómo puedes mejorar esta situación?” No ignore los comentarios negativos. Pídale al niño que piense en formas positivas en las que pueda procesar sus emociones o cambiar sus situaciones negativas.
  • “Dios te ama y yo también”. Cuando estamos deprimidos, a veces olvidamos que la gente realmente se preocupa por nosotros. Lo mismo sucede con los niños. Ellos necesitan saber que los amamos y que su Padre Celestial está presente en cada una de sus situaciones.

Ayudas bíblicas
Salmo 42:5
Salmo 146
Isaías 40:31
Lamentaciones 3:19-26
Romanos 8:37-39
2 Corintios 1:8-11
Filipenses 4:6
Filipenses 4:8
Hebreos 12:12, 13
1 Juan 4:18a

Referencias

  1. American Psychiatric Association. (2018). Manual diagnóstico y estadístico de trastornos mentales (5ta ed.).
  2. Leeb RT, Bitsko RH, Radhakrishnan L, Martinez P, Njai R, Holland KM. Mental Health–Related Emergency Department Visits Among Children Aged <18 Years During the COVID-19 Pandemic — United States, January 1–October 17, 2020. MMWR Morb Mortal Wkly Rep 2020 http://dx.doi.org/10.15585/mmwr.mm6945a3