Cómo debemos resumir nuestros servicios del Ministerio de Niños después de COVID-19

A medida que los gobiernos [del mundo] comienzan a disminuir sus restricciones en cuanto a las reuniones en grandes grupos, muchas congregaciones están desarrollando estrategias para volver a celebrar los servicios de manera regular. Debido a la naturaleza singular del ministerio de niños, hay muchas personas que no están seguras de cómo ministrarles a los niños en un lugar donde aún está en efecto el distanciamiento social. A continuación, un plan opcional —el resumir los servicios del ministerio en fases. El lanzamiento de estas fases debe llevarse a cabo en conformidad con las recomendaciones de los profesionales médicos de su comunidad.

El Ministerio Internacional de Niños les insta a cumplir con las directrices del gobierno local, estatal/territorial y nacional, así como las de las oficinas de sus supervisores nacionales, regionales, estatales/territoriales. Mientras consideramos reanudar nuestros servicios congregacionales, debemos prepararnos para tomar las medidas y precauciones necesarias para asegurar que nuestros niños, familias y congregantes estén seguros.

Fase uno: Planificar

La forma y el momento en que su iglesia resumirá sus servicios regulares seguramente depende de su tamaño. A medida que crea un plan para reabrir las puertas de su iglesia, tome tiempo para hablar con el personal de su iglesia (el pastor y los líderes de los ministerios), así como con su equipo ministerial sobre las políticas y protocolos que se deben implementar. Como líder del ministerio de niños es su responsabilidad procurar la seguridad de uno de los grupos más vulnerables de su iglesia. No hay nada malo en hacer preguntas difíciles y presentar sus necesidades a la iglesia. Considere consultar con las familias de su iglesia, preguntándoles cuáles serán sus planes para volver a la iglesia, y también preguntar sobre cualquier preocupación o duda que puedan tener. ¿Requerirán que se les revise la temperatura o tapabocas para las personas que estarán ministrando? No ignore las necesidades de los niños y voluntarios; identifique detalles, preocupaciones y posibilidades para que los congregantes se mantengan bien informados.

Fase dos: Comunicar

Habrá algunos congregantes y niños de su iglesia que quizá aún no se sientan con la confianza de volver a la iglesia inmediatamente. Para modo de responder las preguntas de los congregantes y calmar cualquier preocupación que puedan exhibir, se recomienda comunicar continua y constantemente sus planes para reanudar los servicios de la iglesia. Provea y distribuya estos protocolos, políticas y procedimientos en forma escrita con anticipación. Considere grabar un video para publicar en las redes sociales o el sitio web de su ministerio que los niños puedan ver al momento de llegar. Comparta con ellos su plan, así como pautas prácticas explicando cómo interactuar los unos con los otros, requisitos para mantener la sana distancia, dónde colocarán el gel antibacteriano y otros productos desinfectantes. Las precauciones que usted tome servirán para darles a las familias confianza y tranquilidad.

Fase tres: Adorar en familia (2-4 semanas)

Motive a los niños a participar de la adoración con sus padres cuando su iglesia reanude sus servicios regulares. Estos momentos le permitirán saber si sus voluntarios están de acuerdo con resumir los servicios, y también podrá evaluar si las familias de su iglesia están listas para volver al recinto. Aproveche este momento para celebrar servicios de adoración intergeneracionales. Pídale a su pastor que incluya a los niños en el programa del servicio, o permita que sirvan como ujieres, músicos en el equipo de adoración o a la hora de la oración (con las debidas precauciones).

Cante canciones que los niños conozcan. Provéales una hoja del programa a los niños para que puedan seguir el orden del servicio (descargue una muestra). Cree una atmósfera donde los padres puedan guiar a sus niños en la adoración y promover la participación (descargue la lista de secuencia de la adoración colectiva). Si ha provisto opciones electrónicas para los niños, continúe ofreciendo estas opciones para que puedan ser ministrados de manera apropiada para su edad. De no ser así, considere enviar una hoja de trabajo o asignación especial que puedan completar a lo largo de la semana para recibir un premio la semana siguiente.

Fase cuatro: Ministerio con algunas limitaciones (2-4 semanas)

Resuma los servicios de guardería y algunos servicios limitados para los niños, promoviendo la sana distancia y siguiendo los protocolos de limpieza. Los niños adorarán con sus padres y se irán a celebrar su servicio después de la sesión de adoración colectiva. Los niños deben estar en un cuarto amplio donde puedan guardar sana distancia. Si el espacio es limitado, debe limitar el número de niños en el salón, quizá se puedan dividir según su edad o año escolar. Si lo permite el clima, y son pocas las distracciones, quizá pueda dar las clases afuera. Si piensa ofrecerle algún refrigerio a los niños, éstos deben venir empaquetados individualmente, y los niños deben desinfectar sus manos antes y después de ingerir algún alimento.

Fase cinco: Ministerio regular

En cuanto las autoridades de su comunidad den autorización para tener servicios con mayor socialización, pueden resumir sus ministerios. Sin embargo, los niños deben mantener la distancia los unos de los otros y seguir los protocolos de higiene establecidos por su ministerio.

Recursos descargables y personalizables