La Preparación Realmente es Importante

En 1 Corintios 14:40 leemos: «Todo debe hacerse de manera adecuada y ordenada». Estoy convencida de que el tiempo que tenemos con los niños en la iglesia debe ser apropiado y ordenado. Eso ciertamente incluye el estudio de la Biblia. Después de todo, si vale la pena hacerlo y definitivamente vale la pena enseñar la Biblia a los niños. ¡Vale la pena hacerlo bien! La preparación es la clave. Aquí hay cinco razones por las que la preparación semanal es importante y vital para su éxito:

  1. La preparación le brinda la oportunidad de escuchar a Dios. A menudo he dicho que Dios quiere hablar con los niños de su clase por el desbordamiento de lo que le está enseñando a usted en su corazón. La preparación espiritual y bíblica le permite a Dios usar sus «idas y venidas» para dar vida al texto bíblico que está enseñando. Ninguna preparación equivale a ninguna oportunidad para que Dios le enseñe. Enseñará mejor cuando haya preparado el contenido bíblico y se haya tomado el tiempo para orar y reflexione en el pasaje que está enseñando. Entonces, enseñará de lo que usted aprenda.
  2. La preparación asegura que logrará sus objetivos. Muchos dicen, “Si no sabes a dónde vas, no sabrás si llegaste”. La preparación le ayuda a comprender los objetivos de su clase y le brinda un camino por el cual enseñar en dirección a sus objetivos y alcanzarlos.
  3. La preparación dice: ¡Esto es importante!. Damos tiempo o hacemos tiempo, para lo que creemos que es importante. ¿Qué podría ser más importante que enseñar a los niños la historia de Dios para ellos? Todos vivimos vidas ocupadas, pero debe ser una prioridad dedicar tiempo de preparación para su enseñanza bíblica semanal. Los niños lo notarán, los padres lo notarán y usted lo notará.
  4. La preparación reduce los problemas de conducta. Alguien dijo: «No planificar es un plan para fracasar». Me gustaría ampliarlo y añadir que la falta de planificación casi siempre es una receta para el desastre. Si no tiene un plan, los niños lo tienen… y generalmente no incluye una aplicación bíblica.
  5. La preparación reduce el estrés y le permite sentir la obra del Espíritu Santo y unirse a Él durante su clase. Cuando se prepare adecuadamente y esté listo para recibir a los niños en el momento en que entren al salón o la habitación, estará abierto y sensible al Espíritu Santo que trabaja a su alrededor. Muchas veces Dios está obrando a nuestro alrededor, pero nuestra falta de preparación nos distrae demasiado para darnos cuenta. No se pierda la “voz aún pequeña” porque no se preparó.

La mejor clase es una clase preparada. El mejor maestro es un maestro preparado. Sea lo mejor que pueda ser. Ofrezca a sus hijos lo mejor que pueda dar y lo que se merecen. Practique el regalo de la preparación esté es único y su efecto resonará en la eternidad.