Premio Excelencia en el Ministerio Kathryn H. Creasy

Durante el decimoquinto Instituto del Ministerio de Niños que se organiza bienalmente, el director internacional, Shaun McKinley anunció un nuevo premio a ser presentado por este ministerio anualmente. El Premio Excelencia en el Ministerio Kathryn H. Creasy es un medio para reconocer a los líderes alrededor del mundo que se han destacado en el liderazgo y que han contribuido con el avance de nuestra misión en desarrollar líderes que impacten a los niños.

“Por muchos años, mi predecesora elevó el valor y la importancia de perseguir la excelencia en el ministerio”, dijo McKinley a la audiencia durante la sesión de cierre del Instituto. “Es un honor para mí presentar en esta mañana este nuevo premio a nuestra primera galardonada, Abighail (Abi) Ávila, directora nacional del Ministerio de Niños en Honduras”.

Como se ha compartido anteriormente, el Ministerio de Niños en Honduras está estableciendo un alto estándar de excelencia en su amplia visión, desarrollo de líderes, entrenamiento de voluntarios, impactos en las comunidades y espíritu de servicio a los niños. En los pasados dos años, esta nación ha alcanzado a más de 57,000 niños con el evangelio de Cristo a través de los eventos de alcance y clubes de Biblia. A la misma vez, más de 300 personas han completado un programa intenso de certificación para los ministros de niños, con más de 155 iglesias establecidas o que están fortaleciendo sus ministerios de niños.

Esta labor se está logrando bajo la destreza y el liderazgo de Ávila. Ella lleva siete años sirviendo en este rol, tiempo en el que también ha estado colaborando con el Ministerio Internacional de Niños para adaptar los materiales de entrenamiento y dar conferencias de liderazgo que han impactado no solamente a Honduras, sino también a una gran parte de Centroamérica.

Hay muchas herramientas que se han empleado para desarrollar líderes en toda Honduras. Principalmente, el ministerio tomó el programa “Entrenando a los entrenadores” que ofrece el Ministerio Internacional de Niños y lo ha reestructurado en un programa de “Instituto de Impacto” que dura 12 meses. Como parte de este instituto, los líderes se reúnen una vez al mes en diferentes lugares del país para recibir un día de entrenamiento facilitado por un líder cualificado. Cada entrenamiento presenta un contenido sobre el fundamento del ministerio, la administración en el salón de clases, el discipulado, el evangelismo y técnicas de enseñanza. Hasta la fecha, han tenido dos institutos que completaron el año completo y graduaron a más de 300 personas.

Abi dice que, “Un líder es alguien que guía al pueblo de Dios hacia la visión que Dios le ha encomendado. Sé que Dios me llamó, y sólo busco hacer Su voluntad. Creo que Dios está haciendo algo único en esta generación y me siento privilegiada en servir conforme a Sus propósitos”.

Ávila recibió un certificado y un trofeo que le entregó McKinley. Kathryn Creasy, la otrora directora internacional del Ministerio de Niños también estuvo presente para esta presentación.

El plan inicial es de presentar este premio anual a un galardonado(a), con las miras de honrar a la próxima persona durante la 101a Asamblea General de la iglesia en julio de 2020.