423.559.5330
cgpkids@cogop.org

¡Celebremos la Semana Santa!

¡Semana Santa! ¡Este es un tiempo emocionante para los niños! Muchas familias acostumbran celebrar algunas tradiciones de Semana Santa, y los niños esperan estos eventos con mucha emoción. En ocasiones, hasta algunas iglesias locales celebran ciertos especiales de Semana Santa para hacer que este día sea especial, uno fuera de lo ordinario.

Algunas tradiciones o prácticas como lo es la compra de indumentaria nueva, canastas para dulces en forma de huevos, el conejo, etc., son cosas que pueden restarle importancia a esta semana tan especial. ¡Dios hizo algo fuera de lo imaginable! A través de Su poder, Jesucristo venció la muerte. Verdaderamente, todo lo que nosotros somos como cristianos ha sido posible por el impacto de este gran día de resurrección de nuestro Señor Jesús. La tumba vacía fue la declaración final que hizo nuestro Dios de que somos Sus hijos, y ni tan siquiera la finalidad de la muerte es más poderosa que nuestra fe en el Señor resucitado. ¡Ciertamente, tenemos una gran razón para CELEBRAR!

¿Qué podemos hacer para ayudar a que nuestros niños comprendan que la Semana Santa es más que una tradición, es una verdadera experiencia de fe?

1. Celebre cada día de la Semana Santa.

· Domingo de Ramos. Este día fue la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén. Motive a los niños a revivir este evento emocionante.
· Jueves Santo. En la noche de este día, el Señor Jesús tuvo la última cena con Sus discípulos. Deles la oportunidad de participar en la Santa Cena.
· Viernes. Este día nuestro Señor fue crucificado, murió y fue sepultado. Léales la porción bíblica de Mateo que habla sobre el sufrimiento injusto que tuvo que enfrentar el Señor. Sería magnífico si pudiera obtener algún video relacionado, y apto, para que ellos pudieran tener una mejor imagen de lo que aconteció ese día.
Domingo, el primer día de la semana. Este día, Cristo resucitó. Los ángeles le dieron las nuevas a las mujeres y a Pedro, diciéndoles: “Él no está aquí; Él ha resucitado”. Las siguientes ideas le · proveerán una introducción para enfatizar esta verdad maravillosa en los corazones de los niños.

2. Comparta el mensaje del evangelio.

Cristo sufrió en la cruz por los pecados de cada niño. Resucitó de la muerte para que cada niño tenga la oportunidad de vivir con Él para siempre. Planifique una buena presentación del evangelio durante esta celebración de Semana Santa.

3. Motive a los niños a compartir el mensaje de Semana Santa con otros niños.

· Ayude a los niños más pequeños a hacer un tratado sencillo, el cual puedan usar como una herramienta de evangelización de Semana Santa con sus familias y amigos.
· Ayude a los niños más grandes a buscar ideas de cómo pueden compartir el mensaje de Semana Santa en forma de grupo y de manera individual.

IDEAS QUE PUEDE UTILIZAR

¡Compartiendo el Mensaje de Semana Santa!

Paquetes Sorpresas de Semana Santa.

Luego de compartir con los niños la sorpresa que se llevaron los amigos de Jesús al encontrar la tumba vacía, instrúyalos a hacer los siguientes paquetes sorpresas. Los mismos pueden ser utilizados como herramientas para compartir sobre la muerte y resurrección de Jesús. (Asegúrese que cada paquete tenga un confite (dulce) y un mensaje escrito explicando que Jesús nos entregó el regalo más grande de todos —la vida eterna—, al morir en la cruz por nuestros pecados y al resucitar de la tumba.

Materiales Necesarios: Tubos o rollos de papel higiénico (por supuesto, sin el papel), papel de envolver regalos, cinta adhesiva, alambre felpilla, tarjetas de fichero, pegatina o etiquetas adhesivas, confites o juguetes pequeños.

Instrucción: Entréguele a cada niño una tarjeta de fichero e instrúyalo a escribir un verso relacionado a la Semana Santa. Cada uno deberá decorarla, enrollarla y meterla en el tubo. Luego, llenar el tubo con confites (dulces), envolverlo con el papel de regalo y amarar cada punta con alambre felpilla. Una vez terminen el proyecto, instrúyalos a utilizar el regalo como una herramienta de evangelización, entregándoselo como una sorpresa a una persona. Luego, sorpréndalos usted con el paquete que preparara de antemano para cada uno.

“Usado con permiso de Danielle’s Place of Crafts and Activities, www.daniellesplace.com”

Una Guía Devocionaria para la Familia en Semana Santa

Se recomienda que le entregue este plan devocionario de Semana Santa a los padres antes de la misma, para que tengan una guía bíblica de cómo celebrar esta gran ocasión con sus familias.

· Domingo de Ramos —Lea en voz alta Marcos 11:1-11. Haga palmas de papel de construcción. Recorte suficientes hojas de papel de construcción color verde. Consiga pajillas color verde (popotes) para pegarle en medio de cada hoja, dejando una parte hacia fuera para que los niños las puedan agarrar. Entréguele una a cada uno y motívelos a repetir, al son de música, la palabra “Hosanna”.

· Lunes —Lea en voz alta Marcos 11:15-18. Comparta lo siguiente. “Dice la Biblia que a esta área del templo acudían las personas no judías a orar. Pero luego de un tiempo dejó de ser un lugar apropiado para adorar, estaba sucio y había mucho ruido”. Motívelos a decorar un lugar especial en su casa para la Semana Santa. Como parte del evento, incluya una Biblia y velas, y seleccione un lugar de antemano en la casa para colocar los artículos que estará usando durante esta semana. Como sugerencia, coteje las cosas que se necesitarán antes de comenzar cada devoción. También, si así lo desea, puede incluir una pequeña palma o rama como parte de la decoración. Encienda las velas sólo durante el tiempo de devoción, para que el ambiente sea especial y significativo.

· Martes —Lea en voz alta Marcos 14:3-9. Esta mujer le entregó a Jesús un regalo muy especial. Nosotros, también, podemos dar regalos con todo nuestro corazón. Mientras cada niño comparte algo que él/ella puede hacer para honrar a Jesús, tenga a la mano un perfume, y rocíe un poquito sobre él/ella o pulverice el aire con el mismo.

· Miércoles —Lea en voz alta Mateo 26:14-16. Necesitará 30 monedas de a diez. Narre la traición de Judas. “Judas traicionó a Jesús por el salario de casi 120 días”. Instruya a los niños a contar las monedas y a colocarlas en el lugar donde la familia se reúne para adorar. Pregunte: ¿Creen que la vida de Jesús en la tierra tuvo un valor más alto que 30 piezas de plata? ¿Por qué si o por qué no? ¿Qué valor tiene Jesús en nuestra familia?”

· Jueves —Lea en voz alta Juan 13:1-5. Jesús le lavó los pies a los discípulos para demostrarles Su amor. Tenga a la mano un lebrillo (recipiente), una barra de jabón y una toalla. Tomen turnos para lavarse y secarse las manos los unos a los otros, mientras se expresan su amor los unos a los otros. Coloque la barra de jabón donde colocó las monedas de a diez.

· Viernes —Lea en voz alta Marcos 15:21-39. Necesitará dos herraduras o clavos de carpintero, alambre y un cordón de zapatos para cada niño. Instruya los niños a colocar los clavos en forma de cruz. Luego, ayúdelos a amarlos con el alambre exactamente en el medio, formando una cruz. Asegure la parte del medio con el alambre varias veces. Motívelos a recordar un evento de la crucifixión con cada amarre que hagan. Luego, ayúdelos a hacer una argolla en la parte de arriba para colgar el cordón de zapatos.

· Sábado —Lea en voz alta Marcos 15:42-47. Tenga a la mano varios rollos de papel higiénico. Tomen turnos envolviéndose con el papel simulando como se ha de ver visto Jesús cuando lo prepararon para Su entierro. Comparta con ellos cómo se deben haber sentido los discípulos cuando todas sus esperanzas se vieron truncadas con la muerte de Jesús. Pregunte: “¿Cómo creen que se hubiesen sentido ustedes si hubieran presenciado la muerte de Jesús? ¿Qué hubieran hecho?” Señale que la historia no termina con la muerte de Jesús, aunque para Sus amigos fue un día muy triste.

· Domingo —Lea en voz alta Lucas 24:1-9. Necesitará una torta de harina y una vela. Encienda la vela mientras comparte con ellos lo que dice la Biblia de que Jesús es la luz del mundo. ¡Tal parece que el día sábado todo se vio oscuro! Apague la vela. Motívelos a mantener silencio mientras enciende la vela nuevamente. (Sería magnífico si pudiera conseguir una vela de las que se prenden y apagan instantáneamente para que la historia sea más emocionante.) Una vez encendida la vela, motívelos a celebrar con júbilo. Señale que nada jamás podrá apagar o extinguir a Jesús, la luz del mundo.

Cartelera de Buenas Nuevas

Ayude a los estudiantes a preparar una cartelera en la que proclamen que Jesús ha resucitado. La cartelera puede ser un boletín de edictos en la pared de la iglesia o tal vez un comerciante de la comunidad les permite hacer algo para que puedan mostrar en la pared o ventana de su negocio.

Que el Señor resucitado le bendiga en esta Semana Santa y siempre.

Sermones iniciadores de Semana Santa

¡Gran Expectativa! (Muestre varios huevos de Semana Santa y uno real.) Esta mañana encontré este huevo en la refrigeradora. Fue el único que no usamos para el desayuno de Semana Santa esta mañana. No es tan llamativo como los demás, pero sí podemos hacer algo bueno con él. Lo voy a lanzar al aire para que caiga en este recipiente. (Muestre un poco de expectativa sobre lo que puede suceder si se rompe el huevo. ¡Ensuciará todo! Por supuesto, usted de antemano habrá hervido el huevo.) Diga: “El huevo está duro, porque lo herví esta mañana; así que lo que esperábamos que aconteciera no sucedió”. Algo parecido le sucedió a María y a los otros que fueron al sepulcro a ungir el cuerpo de Jesús con especias aromáticas. ¡Jesús había resucitado! ¿Qué más hizo Jesús que sobrepasa nuestra expectativa?

¡Él ha Resucitado! Tenemos que guardar el póster que hicimos con las palabras “Él ha Resucitado” hasta el siguiente año… Pero lo cierto es que la Semana Santa es todos los días del año. Antes de quitarlo leamos nuevamente las palabras que escribimos. Podemos decirlas de diferentes maneras, con énfasis diferentes y modos diferentes. Si mezclamos las palabras aún siguen teniendo sentido. (Mezcle las palabras, y pídales a los niños que lean las frases que usted escoja.) ¡Ha resucitado! ¡Resucitado Él! ¿Ha resucitado? Algunos hasta han convertido esta frase en una pregunta…aun los primeros creyentes, los amigos de Jesús: “¿Será cierto esto?” Cuando Jesús se levantó de entre los muertes, Él personalmente visitó a estas personas. Se acercó a Tomás. Se Les apareció a varios discípulos mientras pescaban. Toda la noche habían estado tirando sus redes, mas no habían pescado nada. Pero de repente, Uno que estaba en la orilla les dijo que tiraran sus redes al otro lado del barco. Así lo hicieron, y en ese momento ¡pescaron 153 peces! Pero no fue hasta luego que reconocieron quién era el que les estaba ayudando. “¿Creen que todavía alguno se estuviera preguntando si Él había resucitado?” Ahora Lo tenían frente a ellos —¡el Señor resucitado! A veces tenemos que voltear nuestras preguntas, para que realmente podamos reconocer que Jesús está vivo y Él es nuestro ayudador.

 

Originalmente impreso como el volumen 9, número 3 de la CM Newsletter, marzo de 2005, editor colaborador: Bess Croyle

    Leave a Reply

    Your email address will not be published.