Espiritualidad en el Líder

Ser rico en espíritu basado en nuestros propios logros es soportar el peso de nuestro propio crecimiento espiritual. En comparación, cuando reconocemos nuestra pobreza espiritual ante Dios, atribuyendo así todo lo que hacemos y hacemos a su gracia ilimitada, el peso de nuestra espiritualidad se levanta y se coloca de lleno sobre los hombros de Jesús, donde pertenece. Ser espiritualmente pobre es ser increíblemente bendecido.

He pasado gran parte de mi vida cristiana buscando hacer el bien. He ido a la iglesia, he realizado estudios bíblicos, grupos pequeños, grupos de responsabilidad y servido en el ministerio de niños. He ido a viajes misioneros, he alimentado a personas sin hogar, he servido en despensas de alimentos, he dejado de dormir, he pasado noches para invertir en otros e incluso he dedicado mi carrera a Dios. Pero parecía que con cada buen trabajo que estaba haciendo tenía que mirar continuamente al siguiente. No podía tomarme el tiempo para descansar o disfrutar de Dios porque el peso de mi justicia y el fruto de mi vida descansaban únicamente sobre mis hombros. No sabía cómo vivir por gracia así que, en lugar de eso, llenaba cada momento de vigilia con una lucha para hacer todo lo que pudiera por mi cuenta.

Ahora bien, no es que ninguna de esas obras fuera inherentemente mala. De hecho, continúo haciendo la mayoría de esas cosas hoy. La diferencia se encuentra en Juan 15:5-9, donde Jesús dice:

“Yo soy la vid y ustedes son las ramas. El que permanece en mí, como yo en él, dará mucho fruto; separados de mí no pueden ustedes hacer nada. El que no permanece en mí es desechado y se seca, como las ramas que se recogen, se arrojan al fuego y se queman. Si permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pidan lo que quieran, y se les concederá. Mi Padre es glorificado cuando ustedes dan mucho fruto y muestran así que son mis discípulos. Así como el Padre me ha amado a mí, también yo los he amado a ustedes. Permanezcan en mi amor”.

Cuando vivimos reconociendo nuestra inmensa necesidad de la ayuda de Dios, nos colocamos en el camino de permanecer. Así como una oveja no puede encontrar comida, refugio o agua sin permanecer en la ayuda de un pastor, nosotros tenemos una gran necesidad de nuestro Buen Pastor. Los problemas surgen cuando nos vemos a nosotros mismos como más que ovejas indefensas y tratamos de seguir nuestro camino viviendo en nuestra propia fuerza. El orgullo encubre nuestro verdadero estado de necesidad. Ser pobre de espíritu abre nuestros ojos para ver nuestro verdadero estado de impotencia y nos ayuda a apoyarnos en la ayuda siempre lista, capaz y disponible de nuestro Padre bueno y fiel.

“Porque lo dice el excelso y sublime, el que vive para siempre, cuyo nombre es santo: ‘Yo habito en un lugar santo y sublime, pero también con el contrito y humilde de espíritu, para reanimar el espíritu de los humildes y alentar el corazón de los quebrantados” (Isaías 57:15).

Que tu día sea bendecido al permanecer en un Dios que es “excelso y sublime… que vive para siempre, cuyo nombre es santo” pero que está con “el contrito y humilde de corazón”. Que tu pobreza   te lleve a una vida llena de la gloriosa e incomprensible presencia, gracia y amor de tu Buen Pastor. Que puedas permanecer en los brazos amorosos de tu Padre celestial mientras él enriquece completamente tu vida con su amorosa bondad.

Aprender a dar fruto como resultado de permanecer en Dios es un proceso. Comenzar las buenas obras simplemente disfrutando del amor de tu Padre requiere de confianza. Pero la Biblia es clara en que solo descansando en la gracia y la ayuda de nuestro Pastor daremos cualquier forma de buen fruto. Dios tiene buenas obras para ti y éstas se extenderán más allá del alcance de esta vida. Él tiene un plan increíble para usarte para traer su reino a la tierra allí donde estés. Pero la bendición de tener un impacto profundo y duradero comienza por disfrutar continuamente del amor de un Dios bueno que vino a encontrarse contigo incluso en tu debilidad, necesidad y pecado. Descansa en el amor de tu Padre hoy y permítele que siembre en ti deseos que él cumplirá con su gracia ilimitada.