Ayudando a la Familia a dar Gracias

La gratitud es un estado permanente del corazón. He aprendido, mientras más agradecido está mi corazón, recibo más bendición. Cuando pensamos en nuestras bendiciones desglosadas de esta manera, ¡tenemos mucho que agradecer! Pero antes de que nos enorgullezcamos de pensar que esto tiene algo que ver con nuestra propia bondad, debemos tener en cuenta algunas cosas: Dios es el proveedor de todas las cosas en nuestras vidas. En el Salmo 121: 1-2 leemos: «¿De dónde vendrá mi ayuda? Mi ayuda viene del Señor, Creador del cielo y de la tierra».

Como recordatorio, ¡las cosas en la vida tal como las conocemos pueden desaparecer muy rápidamente! Debemos cambiar nuestra mentalidad a una de agradecimiento todos los días, no solo en una fecha especial o quizás determinada. Entonces, después de que conseguimos esta «actitud de gratitud» en nuestro pensamiento, ¿cómo podemos mejorar y transmitir esta filosofía a nuestros hijos en las diferentes etapas de vida?

Por medio de los sentidos

Ayude a su hijo a mostrar agradecimiento por lo que tiene al compartir con otros a través de proyectos prácticos. Use la vista, el gusto, el tacto, el oído y el olfato para comenzar con estos proyectos de alcance.

  • Los niños en edad preescolar pueden crear una imagen de acuarela como una (tarjeta) dando gracias por algún motivo para un integrante de la familia o vecino.
  • Un pequeño juguete sería un gran regalo para un amigo de cualquier edad.
  • Grabe un mensaje alegre de sus hijos en su teléfono y luego envíe un mensaje de texto a familiares y amigos que viven demasiado lejos para visitarlos en persona.

Por medio de relaciones

Cuando escuche de un amigo o familiar que está pasando por una situación desafiante, tome nota de ello. Encuentre formas de incluir a sus hijos en el acercamiento como una forma de mostrar gratitud por la capacidad de ayudar durante este momento difícil.

  • Lleve algo de comida a un amigo o familiar que recientemente perdió su trabajo.
  • Compre artículos adicionales para integrantes de una familia, que conoce que puede estar necesitando.
  • Proporcione una noche “gratis” de cuidado de niños para alguien con niños pequeños, que por lo general se ve presionado por alguna situación que usted conoce.

Por medio de la comunidad y el mundo

Manténgase actualizado sobre las necesidades de su comunidad y (para los niños mayores) del mundo. Cuando vea una forma en la que su familia podría ayudar, analice un plan para satisfacer algunas de esas necesidades:

  • Un proyecto como KidServe es una excelente manera de ampliar el enfoque de su hijo hacia personas fuera de su círculo inmediato de familiares y amigos.
  • Consulte a las juntas comunitarias en las escuelas e iglesias locales para encontrar formas tangibles de ayudar en los vecindarios con proyectos de servicio o con la provisión de ropa o alimentos.

Recuerde siempre expresar verbalmente su propio agradecimiento por la bondad de Dios cuando interactúe con los miembros de su familia. Sus hijos disfrutarán especialmente al escuchar su entusiasmo al contar las bendiciones de Dios en su vida.