423.559.5330
cgpkids@cogop.org

MEMORIZANDO ESCRITURAS BÍBLICAS

Book

Los niños preescolares es uno de los mejores grupos de edad a los cuales dar enseñanza, porque sus mentes son como una esponja, absorbiendo toda la información que usted comparta con ellos. Con un poco de repetición, los preescolares pueden aprender y memorizar algunos de los versículos bíblicos más preciados. A continuación, algunas actividades que puede realizar para ayudar a sus niños a memorizar versículos bíblicos:

  • Pasando la pelota—Pídale a los niños que se sienten en un círculo. El primer niño recita el versículo bíblico y le pasa la pelota a otro niño en el círculo. El niño que atrapó la pelota recita el versículo y así sucesivamente.
  • La papa caliente—Pídale a los niños que se paren en un círculo y pasen un objeto por el grupo. Cuando usted diga: «Tiempo», el niño que tenga el objeto en sus manos debe recitar el versículo.
  • Cantar—Memorizar el versículo bíblico al ponerlo con una canción o canto de cuna conocido.
  • «Armando el versículo»—Coloque fotos que representen las palabras del versículo en pedazos de papel. Esconda estos papelitos alrededor del salón y pida a los niños que los busquen. En cuanto se hayan reunido todos los papelitos, ayude a los niños a ponerlos en orden.
  • Una grabación—Utilice su teléfono celular o algún otro dispositivo móvil, y grave a los niños recitando el versículo. Toque la grabación al grupo para divertirse y para solidificar la memorización.

Claves para ayudar a los niños preescolares a memorizar exitosamente un versículo:

  • Repetición—Planifique por los menos 3-4 actividades de repaso a lo largo de la sesión ministerial.
  • Enfoque—Considere enfocarse en un versículo para memorizar cada mes. Esto permitirá varias oportunidades a lo largo del mes para repasar el versículo con sus niños durante los servicios.
  • Haz las cosas sencillas—Mantenga los versículos a memorizar cortos y en una versión que sea fácil de repetir para los niños preescolares, tales como la NVI, TLA, NTV etc.
  • Movimiento—Desarrolle gestos, mímicas o movimientos que vayan de acuerdo con el versículo. Estas mímicas ayudarán al niño a retener lo que se enseñó.
  • Comparta—Comparta el versículo bíblico, y cualquier mímica con los padres de sus niños para que ellos puedan reforzar el versículo a lo largo de la semana en sus hogares. Considere publicar el versículo y un video de las mímicas en las redes sociales.

 

Muestra de un versículo con mímica:

«…cuán ancho (abre los brazos horizontalmente)

y largo, (abre los brazos verticalmente)

alto (brinca)

y profundo (finge que estás cavando un hoyo)

es el amor (abrázate)

de Cristo» (señala hacia arriba)

Efesios 3:8, NVI (finge que estás sosteniendo un libro)

 

«Dando siempre (alza las manos)

Gracias (haz la seña en el lenguaje de señas para “gracias”)

a Dios el Padre». (alza las manos al cielo)

Juan 13:34, NVI (finge que estás sosteniendo un libro)

 

«Ámense (abrázate)

 unos a otros (señala a todos tus amigos)

Juan 13:34, TLA (finge que estás sosteniendo un libro)

Volver al boletín