Enseñando a los niños a orar

Enseñando a los niños a orar

Es un domingo típico en la iglesia. Los niños entran al salón y comienzan a contarle (maestro/a) lo que les sucedió durante la semana. De repente, la conversación da un giro y comienzan a pedirle oración: ore por mi rodilla porque me caí; ore por mi abuelita que está enferma; ore por mi amigo. Una vez todos le han compartido, quieren que usted ore. Usted con una sonrisa pregunta si hay algún voluntario que desee orar por las peticiones. El salón está repleto de niños, pero sólo se quedan mirando. Todos saben que debemos presentar nuestras peticiones a Dios, mas no están seguros de cómo hacerlo. De repente, un niño valiente se levanta y pasa al frente para orar; pero después de pedirle a todos que inclinen su rostro, hay un silencio total en el salón porque no tiene idea de cómo orar.

¿Alguna vez ha tenido esta experiencia en su ministerio de niños? Si la ha tenido, quiero que sepa que no es el único. Nosotros les decimos a los niños que oren. Les hablamos sobre el poder de la oración. Tomamos sus peticiones, pero a menudo se nos olvida enseñarles a orar. Siempre oramos por ellos, pero no les damos la oportunidad para que oren por sí mismos.

Me doy cuenta cuán importante es que los niños nos vean orando. Si queremos que aprendan a orar, nosotros debemos modelar una vida de oración. Luego que nos vean como un modelo, debemos darles las herramientas para que oren por ellos mismos en lugar de nosotros hacerlo siempre. Debemos enseñarle a esta generación a clamar a Dios con la confianza de que Él siempre oirá su clamor.

“Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye”. (1 Juan 5:14)

Ideas que puede utilizar

¿Qué es la oración?

Con demasiada frecuencia los niños piensan que la oración es una lista de peticiones que le presentamos a Dios, casi como si Él fuera un genio en la botella listo para conceder nuestros deseos. Asegúrese de que los niños conozcan las siguientes verdades sobre la oración:

  • Orar es hablar con Dios.
  • Hay muchas cosas que le podemos decir a Dios en oración. Le podemos dar gracias por todo lo que Él ha hecho y nos ha dado. Podemos reconocer Su grandeza. Podemos confesar nuestros pecados. Podemos pedir por las necesidades de otros y por las nuestras.
  • Dios siempre contesta nuestras oraciones. A veces con un sí, otras con un no; y en otras nos dice que esperemos.
  • Orar no es sólo hablar. Detente y escucha lo que Dios te quiere decir.

Maneras de enseñar estos conceptos:

Concepto
Orar es hablar con Dios.

Enseñanza
Divida la clase en grupos pequeños y asígnele a cada uno un tema. Puede utilizar temas como cuál es tu golosina favorita o día festivo. Instrúyalos a hablar sobre el tema entre ellos. Si tiene un grupo que no sabe qué hacer y está callado, pídales que compartan entre ellos la respuesta a esta pregunta: “¿Cuál es tu día festivo favorito, y por qué te gusta?” Cuando hayan compartido los unos con los otros, pídales que le digan a Dios su respuesta a la pregunta. Esto al principio les parecerá un poco incómodo, pero anímelos a decir su respuesta en voz alta: “Dios, la Navidad es mi día festivo favorito porque ponemos el árbol de Navidad”. (Tal vez algunos niños quieran estar solos para decirle a Dios su respuesta.) Una vez le digan a Dios su respuesta en voz alta, pídales que respondan a otra pregunta en voz baja. Por último, pídales que le digan a Dios en silencio la respuesta a una tercera pregunta. Al terminar, explíqueles que podemos hablar con Dios sobre cualquier cosa y lo podemos hacer en voz alta, en voz baja o en silencio.

Concepto
Hay muchas cosas que le podemos decir a Dios en oración. Le podemos dar gracias por todo lo que Él ha hecho y nos ha dado. Podemos reconocer Su grandeza. Podemos confesar nuestros pecados. Podemos pedir por las necesidades de otros y por las nuestras.

Enseñanza
En la parte superior de una hoja grande, escriba las siguientes palabras: Quién Dios es, Gracias, Perdón, Otros, Yo. Debajo de cada palabra, piense en otras palabras y escríbalas. Para las palabras “por otros” y “por mí”, pídales a los niños que compartan sus necesidades. (Vea la tabla más adelante.)

Luego, instrúyalos a recitar oraciones utilizando una de las palabras. Por ejemplo, “Dios, yo sé que Tú eres mi Creador” o “Dios, te doy gracias por mi hogar”. A medida que puedan hacer oraciones sencillas, enséñeles a hacer oraciones de un párrafo, utilizando una palabra de cada columna. (Asegúrese que escojan aquellas palabras que apliquen a sus vidas.)

Oración de párrafo: “Dios, sé que eres benigno. Gracias por darme a mi familia. Te pido perdón por golpear a mi hermana. Por favor, ayuda a mi abuela que está enferma. Ayúdame a mí también a deletrear las palabras de ortografía que me asignaron esta semana”.

Quién es Dios Gracias Perdón Por otros Por mí
Creador Mi hogar Golpear Abuela enferma Ayuda con la matemática
Benigno Mi familia Desobediencia Perrito extraviado Me duele el dedo
Inteligente Comida Decir una mentira Amigo solitario Miedo a la oscuridad

Concepto
Dios siempre contesta nuestras oraciones. A veces con un sí; otras con un no; y en otras nos dice que esperemos.

Enseñanza
Prepare una imagen visual que incluya un semáforo. Pregúntele a la clase qué deben hacer los conductores cuando la luz de un semáforo está en rojo, amarillo o verde. Explíqueles que las respuestas de Dios a nuestras oraciones son como un semáforo. A veces, Dios responde con un sí a nuestras oraciones (luz verde). En otras, responde con un no (luz roja). Y en otras, nos dice que esperemos (luz amarilla). Comparta alguna experiencia personal cuando Dios le contestó con un sí, con un no o le dijo que esperara.

*Idea tomada del currículo de oración de formación espiritual por Daryl Dale.

Concepto
Orar no es sólo hablar. Detente y escucha lo que Dios te quiere decir.

Enseñanza
Puede ser muy difícil que los niños entiendan que la oración también es escuchar la voz de Dios. Comience dándoles tiempo para “escuchar” a Dios durante los servicios. Una idea que puede utilizar es darle a cada niño un pedazo de papel y algunos crayones. Luego, comience a orar en voz alta y pídale a Dios que le hable a la vida de cada uno. Seguido, toque alguna música de adoración e instruya a los niños a escuchar a Dios hablar a sus corazones. Seguido, pídales que hagan un dibujo acerca de lo que Dios les dijo. Se asombrará de ver lo que los niños escuchan de Dios.

Los niños quizás expresen alguna incapacidad para poder escuchar a Dios; pero explíqueles que a veces Dios no nos habla directamente; también nos habla por medio de Su Palabra. Escriba un versículo bíblico en un pedazo de papel para que los niños puedan colorear, si no escuchan algo específico de parte de Dios.

*Gracias a Kerry Bevel por la actividad.

Lección objetiva de oración

Materiales necesarios
2 pedazos de pan
Ingredientes para hacer un emparedado (queso, jamón, mantequilla de maní, jalea, mostaza, mayonesa, etc.)
Platos
Cuchillos o cucharas desechables

Lección objetiva

Explíquele a la clase que preparará un emparedado. Tome un pedazo de pan y póngalo en un plato. Luego, agregue los ingredientes. Agregue ingredientes que normalmente no se le pone a un emparedado. Por ejemplo, agréguele mantequilla de maní, un pedazo de jamón y mostaza. Observe que la mayoría de los niños expresarán disgusto por la combinación de ingredientes. Por último, complete el emparedado poniéndole el otro pedazo de pan. Si se atreve, ¡pruébelo!

Explíqueles que para preparar un emparedado se comienza primero con un pedazo de pan y se termina con otro pedazo de pan; sin embargo, los ingredientes que se le pone en medio son diferentes. Así es la oración, —como un emparedado—. Todos comenzamos de manera similar, diciendo, “Amado, Dios…” Y terminamos de la misma manera, “En el nombre de Jesús, amén”. Sin embargo, en el cuerpo (en medio) de la oración los “ingredientes” son diferentes, es decir, le podemos decir a Dios cualquier cosa.

Permita que los niños practiquen utilizando el modelo del emparedado. Me encanta cuando los niños se dan cuenta que pueden orar con simplemente decir, “Amado Dios, (añaden algo en medio), en el nombre de Jesús, amén”.

 *Lección objetiva tomada del currículo de oración de formación espiritual por Daryl Dale.

Oraciones para preescolares

Ningún niño es demasiado pequeño para orar. Si pueden hablar, ¡también pueden orar! Recuerdo un día en particular cuando mi hija era muy pequeña, y me dolía la cabeza. Yo dije que quería que Dios me sanara. Ella al oírme, se acercó y me tocó la cabeza, diciendo, “Jesús, la cabeza de mamá”. Dios entendió lo que ella pedía, ¡y eso que no fue una oración completa!

Es difícil que los niños de edad preescolar sepan cómo orar si nadie les ha enseñado. Para ayudarlos, cree juegos de tarjetas de oración con dibujos. En cada tarjeta, pegue una imagen de algo o alguien que les sirva como guía para orar.

Tipos de tarjetas de oración
Tarjetas de agradecimiento: Cada tarjeta deberá tener un dibujo de algo por lo cual estar agradecidos con Dios (flores, árboles, casa, etc.)

Tarjetas de peticiones: Cada tarjeta deberá tener un dibujo de algo o alguien que necesita la ayuda de Dios. (curitas, dibujos de madres, padres, amistades, pastor, maestro de escuela dominical, policía, misioneros, etc.) Durante el tiempo de oración, pídale a un niño que escoja una tarjeta y ore utilizando el dibujo como guía.

Estaciones de oración

Las estaciones de oración son simplemente una forma de guiar las oraciones de los niños. Se les provee una actividad y un enfoque de oración.

Estación de oración de agradecimiento

Materiales: papel, crayones, marcadores, calcomanías

Actividad: Pídales a los niños que hagan una tarjeta sobre algo específico que Dios ha hecho o les ha dado.

Peticiones de oración/Oraciones contestadas

Opción 1

Materiales: Un tablero de anuncios o cartel que puedan tener acceso cada semana, notas autoadhesivas, lápices/lapiceros

Actividad: Divida el tablero de anuncios en dos secciones: peticiones de oración y oraciones contestadas. Pídales a los niños que escriban sus peticiones de oración en las notas autoadhesivas y las peguen en la sección de las peticiones de oración. Cuando Dios conteste sus peticiones, instrúyalos a mover las notas a la sección de oraciones contestadas. (También recuerde mover aquellas peticiones que Dios contestó con un “no”, tal como la muerte de alguien. Explique que Dios contestó la petición conforme a Su voluntad, y no la nuestra; pero contestó. Esto les enseña a los niños acerca de la soberanía de Dios. ¡Sus caminos no son los nuestros!)

Opción 2

Materiales: Papel de construcción cortado en tiras, lápices/lapiceros, cinta adhesiva

Actividad: Pídales a los niños que escriban sus peticiones de oración en las tiras de papel. Póngalas en una canasta pequeña. Si el grupo es pequeño, repase las peticiones cada semana y oren en grupo. Si el grupo es grande, reparta las tiras de papel cada semana y pídale a cada niño que ore por esa petición. Recolecte todas las peticiones cuando terminen de orar. Una vez Dios conteste las peticiones, pegue las tiras de papel con cinta adhesiva para crear una cadena de peticiones contestadas. Cuelgue la cadena en el salón como un recordatorio para los niños de lo que Dios ha hecho.

[Nota:]¡Una vez tuve una cadena de oración que se extendía muchos metros de un lado a otro del salón!

Entrego mis preocupaciones/problemas a Dios

Materiales: Una pelota o bloque pequeño para cada niño, un recipiente con la palabra “Dios” escrita en él, cinta adhesiva para crear un camino (sendero).

Actividad: Cree un camino sinuoso en el salón con cinta adhesiva. Al final del camino, coloque el recipiente con la palabra “Dios”. Luego, dele a cada niño una pelota o bloque pequeño, y dígales que se imaginen que el objeto en mano es una preocupación que tienen. Anímelos a orar y pedirle a Dios que tome control de su preocupación/problema. Una vez estén listos para entregarle su preocupación a Dios, instrúyalos a caminar por el sendero y a dejar caer el objeto en el recipiente. Dígales que caminen con toda seguridad de que Dios tendrá cuidado de su preocupación/problema. Comparta con ellos el pasaje de 1 Pedro 5:7: “Echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros”.

Diarios de oración

Los diarios de oración son una gran herramienta para entregarle a los niños y motivarlos a orar en sus hogares. Pero quizá no sepan cómo escribir sus oraciones (o dibujarlas), aun si se les entrega un diario; por lo tanto, debe enseñarles cómo utilizar el diario comenzando con un tiempo de oración en silencio en la iglesia. Dedique varios minutos cada semana para enseñarles un tipo de oración diferente (agradecimiento, confesión, intercesión, etc.). Después del tiempo de enseñanza, pídales que tomen su diario y algunos crayones/lápices y se muevan a diferentes áreas del salón. Toque música de adoración suave mientras escriben o dibujan el tipo de oración que aprendieron. Una vez terminen, anímelos a compartir con la clase. Repita esta actividad durante varias semanas hasta que los niños entiendan cómo utilizar sus diarios de oración. Una vez aprendan cómo hacerlo, entréguele uno a cada uno de ellos para que utilicen en casa. El diario puede ser tan simple como grapar unos cuantos pedazos de papel o una libreta que compre en la tienda. Pídales a los niños que escriban o dibujen una petición a Dios cada día.

Descargue un diario de oración

Inglés

Español

Puntos destacados de oración

A menudo los niños tienden a enfocarse más en sus propias necesidades o en las de aquellos que conocen. Considere iniciar un tiempo de “enfoque en la oración” semanal o mensualmente. A continuación, algunas ideas que le ayudarán a dar inicio.

Enfoque en las misiones: Muestre un mapa del mundo. Cada semana resalte un país/grupo de personas en particular y sus necesidades. De ser posible, muéstrele a la clase algunas imágenes de dicho país. Coloque un punto sobre el país y sobre la ubicación de su comunidad. Explíquele a la clase que, aunque están separados por una gran distancia, ¡Dios no lo está!

Enfoque gubernamental/de comunidad:Obtenga algunas fotos de sus líderes gubernamentales y comunitarios. Muéstrele a la clase una foto en cada momento destacado. Comparta alguna información personal de cada líder y ore por ellos en su rol como figuras de autoridad.

Enfoque en la iglesia:A fin de que los niños conozcan mejor a sus líderes, invite al salón de clase a maestros de escuela dominical, pastores, ujieres, etc. Pídales que compartan brevemente acerca de su trabajo y cómo los niños pueden orar por ellos. Luego, motive a los niños a formar un círculo alrededor del invitado y oren por él/ella.

Recursos en español

Libros

Little Book of Christian Prayers for Kids in Spanish and English [Pequeño libro de oraciones cristianas para niños en español e inglés]
Autor: Gerard Aflague
Publicador: CreateSpace Independent Publishing Platform; First edition
ISBN: 9781533366627

Cuando los niños oran
Autora: Samantha Pegues
Publicador: Pegues Enterprises
ISBN: 9780692661017

Ora por Mí – Edición para niños
Autor: Tony Souder
Publicador: Chattanooga Youth Network
ISBN: 9780996375047

Voluntarios: Se deben reclutar, capacitar, amar y retener

Voluntarios: Se deben reclutar, capacitar, amar y retener

En muchas organizaciones sin fines de lucro, equipos de voluntarios trabajan en conjunto para crear un cambio duradero en la comunidad. Cada miembro aporta experiencias y habilidades únicas para ayudar a cumplir la misión de la organización. Estas personas son la vida de la organización, y juntos hacen un impacto positivo en la vida de personas y familias que más necesitan ayuda. (Our team and volunteers)

El ministerio de niños es semejante a estas organizaciones. No puede funcionar sin la ayuda de voluntarios que incansablemente cada semana están listos para trabajar y alcanzar a los niños y niñas de su comunidad. Ciertamente, sin la ayuda de estas personas, la iglesia no puede cumplir la visión del ministerio de niños. Por lo tanto, es de suma importancia, ya sea que tenga uno o cientos de voluntarios, que usted fomente una cultura en la que crezcan los dones espirituales y ministerio de cada uno de ellos.

Ideas que puede utilizar

RECLUTAR (Tried & True Recruiting Secrets for Children’s Ministry) (Secretos para reclutar para el ministerio de niños)

Una invitación – Jim Wideman dice, “Lo mejor de todo reclutamiento es que es una invitación a ayudar a la gente”. Continúa diciendo que los reclutadores inteligentes nunca se disculpan por darle la oportunidad a la gente de servir, porque es la oportunidad más grande que tendrán, aparte de seguir a Cristo. Al darles la oportunidad de servir, se les está dando el privilegio de moverse hacia adelante y acercarse más a Dios. Sin duda, cuando tenemos una fiesta no ponemos un anuncio en el periódico de la semana, más bien, invitamos a las personas que queremos que asistan personalmente. Wideman dice, “la gente quiere que se le pregunte”. A veces, quienes creen no estar cualificadas para trabajar con los niños y que nunca van a responder a un anuncio en el boletín de edictos, son aquellos que cuando se les hace la invitación personalmente saltan de gozo por la oportunidad de servir”. (Volunteers That Stick)

Concéntrese en la imagen general – Sea capaz de comunicar claramente la visión de la iglesia y la parte que desempeñará el ministerio de niños. Trate de resumir la visión del ministerio a 30 segundos o menos. Si logra hacer esto podrá compartir la energía de su ministerio con alguien mientras camina por los pasillos de la iglesia. Si la visión se proyecta claramente, usted no necesita reclutar voluntarios por obligación. El propósito es que la gente sirva en el ministerio con pasión y no por un sentimiento de deber. Nunca deje de transmitir la visión. Trate constantemente de ayudar a sus voluntarios a ver las diferentes maneras en que su servicio tiene un impacto eterno y es parte de la visión.

Planifique por adelantado – Reclutar a personas para el ministerio no es algo que se hace una vez al año. Es un proceso indefinido de evaluación continua de cómo ayudar a las personas a utilizar sus dones y permanecer firmes en su caminar con Dios. Concéntrese más en el objetivo (hacia dónde quiere llegar) que en tratar de arreglar la barca en la que se encuentra. “No trabajo en la iglesia que tengo”, dice Wideman. “Trabajo en la iglesia que anhelo tener”. (Volunteers that Stick)

Reclute todo el tiempo – Planifique una estrategia de un año y busque maneras de reclutar nuevas personas todo el tiempo. Este enfoque le permitirá a los nuevos prospectos (voluntarios) probar un rol antes de comprometerse. Una vez se comprometan, usted podrá capacitarlos mientras trabajan junto a un voluntario con experiencia.

Retener es reclutar – Uno de los aspectos más importantes en retener a los voluntarios es construyendo relaciones personales con ellos. La comunicación clara con los voluntarios es un puente que construye relaciones. Mientras más accesible sea con ellos, con más libertad se acercarán a usted. Si ellos sienten que son sus amigos, más que voluntarios, querrán quedarse a servir.

Gente adecuada, lugares correctos – Si asigna a las personas en las áreas en las que desean servir y están entusiasmadas, servirán con gozo por un buen tiempo. Tener voluntarios contentos es sinónimo de un ministerio en avance —lo cual significa que tendrá más voluntarios. Usted no lo tiene que hacer todo. De hecho, los voluntarios comprometidos que tenga son los mejores reclutadores. Ellos comunicarán su pasión, visión y cómo han sido bendecidos al servir.

Oración – La única petición que Jesús nos hizo es que oremos para que hayan más obreros (Mateo 9:38). La oración siempre debe acompañar cada paso que dé para reclutar voluntarios. Dios le revelará las personas que debe invitar para que sirvan en el ministerio de niños, a menudo de los lugares menos esperados. Reclutar voluntarios se debe hacer por fe, no por necesidad.

ENTRENAMIENTO (13 Ways to Train Volunteers in Your Children’s Ministry)(13 Maneras para capacitar voluntarios en el ministerio de niños)

Además de “reclutar” voluntarios, el entrenamiento es tal vez el elemento más retador del ministerio de niños. No obstante, es nuestra responsabilidad capacitar al pueblo de Dios para la obra del ministerio (Efesios 4:12).

A continuación algunas ideas que puede utilizar para capacitar a los voluntarios:

  1. Eventos anuales – este debe ser un evento clave para lanzar la visión y construir el equipo. Pídale al pastor principal que asista y presente la visión general de la iglesia, y cómo el ministerio de niños es parte de todo el engranaje.
  2. Planifique sesiones de entrenamiento periódicamente – se pueden llevar a cabo mensual o trimestralmente. Concéntrese en tareas o destrezas específicas. Puede incluir grupos grandes o grupos específicos.
  3. Entrene al entrenador – equipe a sus líderes principales para que equipen a quienes sirven con ellos.
  4. Aprendices – instruya a los nuevos voluntarios a trabajar bajo la tutela de líderes con experiencia para que aprendan el trabajo que se debe hacer.
  5. Conversaciones durante el café y en los pasillos – informal, pero intencional. Tenga el valor y la confianza de iniciar alguna conversación para animar o instruir a un voluntario en privado.
  6. Recursos escritos – recomiende libros, revistas y artículos en línea para entrenar sobre temas perteneciente al ministerio de niños.
  7. Medios de comunicación – utilice boletines electrónicos y las redes sociales (o incluso una aplicación móvil del ministerio de niños) para compartir información instructiva, horarios, etc., a sus voluntarios

Cualquiera que sea el método que utilice, desarrolle un plan específico de entrenamiento que se requiere de todos los voluntarios. A continuación algunos de los temas que debe incluir:

  1. Descripción de trabajo y expectativas
  2. Código de conducta y expectativas de estilo de vida
  3. Política y procedimientos de la iglesia y del ministerio de niños (seguridad, inscripción, política de baños, etc.)
  4. Plan para disciplinar
  5. Expectativas de duración de compromiso
  6. Temas especializados para ministrar a los niños –ejemplo: Cómo enseñar creativamente, Preparar y presentar una historia bíblica, Cómo conducir a un niño a Cristo, etc.

TRABAJO EN EQUIPO

La relación que tenga con los voluntarios del ministerio de niños es importante, pero quizá más importante es la habilidad que tengan ellos de trabajar juntos. El trabajo en equipo es la acción o el proceso de hacer que un grupo de personas trabaje en armonía de manera eficaz, especialmente en las actividades y eventos diseñados para fomentar la cooperación y aumentar la motivación. Los vínculos internos que se desarrollen a través de las actividades en equipo ayudará a los voluntarios a entender y a trabajar los unos con los otros a fin de alcanzar las metas y objetivos del ministerio.

En el enlace Relevant Children’s Ministry (Ministerio de niños relevante), Dale Hudson enumera 10 ideas geniales que puede utilizar para organizar reuniones y actividades en equipo. (Disponible en inglés solamente)

Enlace:

http://www.relevantchildrensministry.com/2016/12/10-team-building-ideas-to-use-with-your.html

AFIRMACIÓN

Valorar

Valorar a los voluntarios en su mayoría incluye prestar el oído para escuchar sus ideas y sugerencias. ¿Están entusiasmados con su clase? ¿Cómo creen que se debe administrar la clase con más eficacia? ¿Cómo creen que el proceso de registro de entrada y salida se puede hacer más eficiente?

Escuche y esté atento a lo que está sucediendo en sus vidas personales y necesidades espirituales. Hágales saber que está orando por ellos y que son de gran estima para usted –no sólo por lo que hacen en el ministerio, sino porque ellos son importantes.

La simple acción de escuchar le asegura a los voluntarios que lo que tienen que decir es de importancia para usted y que tanto ellos como sus opiniones son valoradas.

Elogiar

Elogiar a una persona puede ser considerado lo opuesto a valorarla. Una persona se siente valorada cuando le prestamos un oído para escucharla, pero la elogiamos cuando decimos comentarios positivos de él/ella. Reconozca a los voluntarios por su buen trabajo. Deles una palmadita en la espalda y las gracias siempre. Muchos de ellos trabajan tras bastidores con poco reconocimiento. Como el líder del ministerio de niños, depende de usted reconocer el trabajo que hacen.

Las palabras de elogio tanto en privado como en público pueden significar mucho y levantar la moral. Aproveche cada oportunidad que tenga para informarle a toda la iglesia sobre lo que está sucediendo en el ministerio de niños y quiénes están sirviendo fielmente en las diferentes áreas de su ministerio.

Muestras de agradecimiento– Además de las palabras de elogio, también las pequeñas muestras de agradecimiento dicen mucho. A continuación mis favoritas:

Ideas utilizando productos comestibles

Chocolates “Hershey’s hugs & kisses”: En agradecimiento por su trabajo, lléveles besitos de chocolate.

Dulces “Lifesavers”: Usted es un salvavidas –¡muchas gracias!

Chicle marca “Extra”:Usted es “extra” especial. Muchas gracias por todo lo que hace; por ir a la extra milla para hacer que nuestro festival sea extraordinario.

Chocolates en forma de monedas de oro:“Usted vale oro”.

Sea creativo…busque otros tipos de dulces o chocolates que pueda regalar que tengan un significado como los anteriores.

Otra idea

Notas adhesivas:Cuando los voluntarios se sientan desalentados, escríbales palabras de aliento en notitas adhesivas, tales como “Su trabajo es excelente”.

Tiempo libre – ¿De qué carecen los voluntarios? Carecen de tiempo libre. A continuación algunas ideas que se pueden utilizar para que tengan algún tiempo libre:

Provéales cuido de niños por una noche.

Fiesta para voluntarios: Si planifica un evento de agradecimiento para los voluntarios, asegúrese que sea divertido e incluya a las personas importantes en sus vidas. Después de todo, ¿por qué pedirles que sacrifiquen más tiempo lejos de sus amistades y familiares cuando lo que quiere es que pasen un buen tiempo juntos?

Organice un desayuno en la iglesia para ellos y sus familias antes del servicio.

Invite a los voluntarios y sus familias a una película al aire libre con palomitas de maíz y refrescos en una noche de verano.

Prepare una mesa con postres en la iglesia para ellos y sus familias un viernes o cualquiera otro día de servicio.

Canasta de ingredientes para una cena: Entregue cestas con ingredientes para preparar una cena. Contacte unos seis restaurantes locales y pídales cupones de descuento. Ponga los cupones en tarjetas de agradecimiento y bendiga a los voluntarios con esta muestra de gratitud.

8 ESTÍMULOS

El grupo de investigación Vanderbloemen ha desarrollado 8 cosas que puede decir para comunicarle a los voluntarios cuánto valora y atesora el tiempo y los recursos que invierten en el ministerio de niños cada fin de semana. Dependiendo de las circunstancias, utilice el correo electrónico, escriba notas, haga llamadas telefónicas o utilice otro método creativo para compartir estas palabras de estímulo con sus voluntarios esta semana. ¡Se sentirán apreciados cuando lo haga!

Haga clic en el siguiente enlace para ver los 8 estímulos que resaltan estas afirmaciones.

https://www.vanderbloemen.com/blog/8-encouragements-to-share-with-your-childrens-ministry-volunteers-this-week

  • Su ministerio fluye de su relación con Jesús.
  • Usted no es una niñera/o.
  • Queremos que sirva donde florecerá.
  • Los niños le esperan cada semana.
  • Nos interesa su vida.
  • Si tiene alguna pregunta, hágala.
  • Su trabajo es importante para la visión y misión general de la iglesia.
  • Dios ve sus actos de servicio.

RECURSOS

Artículos[en inglés]

Our Team and Volunteers (Nuestro equipo y voluntarios),

10 Things Children’s Ministry Volunteers Expect – And Deserve! (10 Cosas que los voluntarios del ministerio de niños esperan –y merecen)

Tried & True Recruiting Secrets for Children’s Ministry (Secretos para reclutar para el ministerio de niños)

8 Encouragements To Share With Your Children’s Ministry Volunteers This Week (8 Estímulos para compartir con los voluntarios del ministerio de niños esta semana)

13 Ways to Train Volunteers in Your Children’s Ministry(13 Maneras para capacitar a los voluntarios del ministerio de niños”)

10 Team Building Ideas To Use With Your Volunteers (10 Ideas para el trabajo en equipo que puede utilizar con sus voluntarios)

Libros[en inglés]

Children’s Ministry Volunteers That Stick
Autor: Jim Wideman
Group Publishing
ISBN # 9780764426735

Simply Strategic Volunteers: Empowering People For Ministry
Autores: Tony Morgan and Tim Stevens
Group Publishing
ISBN # 9780764427565

The Well-Equipped Volunteer Children’s Ministry Handbook: Everything You Need to Lead Children’s Ministry In Your Church
Autora: Jenelle Hoos
Create Space Publishing
ISBN #9781500460747

Enlaces en la web [en inglés]

Vandebloemen Search Group

Este enlace contiene artículos y podcasts sobre varios temas del ministerio de niños, incluyendo artículos sobre cómo reclutar, capacitar y trabajar en equipo.

Planning Center Mobile Apps (Aplicaciones móviles de Planning Center)

Planning Center es un conjunto integral de software de administración de iglesias que incluye un módulo de programación, personas y recursos, mediante el cual usted le puede comunicar a los voluntarios los horarios, material para las clases, etc.

Building Children’s Ministry – Volunteer Training and Tools(Dale Hudson)(Edificando el ministerio de niños – Herramientas y entrenamiento para voluntarios)

Este enlace contiene varios recursos gratuitos y otros de bajo costo (tales como los libros “Volunteer Connections Training; Volunteer Job Descriptions”, videos de capacitación, formularios de entrevista para voluntarios, notas didácticas, etc.).

Desarrollando líderes, impactando niños [disponible en español]

Este enlace contiene información sobre el entrenamiento IMPACTO! Una serie de videos de capacitación sobre temas especializados dentro del ministerio de niños.

Involucrando a los niños en el ministerio y servicio

Involucrando a los niños en el ministerio y servicio

«…Y el niño ministraba a Jehová delante del sacerdote Elí». (1 Samuel 2:11)

Cuando Ana llevó a Samuel al tabernáculo en Silo para cumplir su voto a Jehová, la Biblia nos dice que «el niño era pequeño» quizá tenía unos 3 años. Sabemos que, bajo la dirección e instrucción del sacerdote Elí, Samuel inmediatamente comenzó a servir en el ministerio a esta temprana edad. ¿Cómo servía él? Primera de Samuel 3:15 nos dice que Samuel «[abría] las puertas de la casa de Jehová». Puedo imaginarme a un joven Samuel vestido en un efod de lino que le había hecho su madre, abriendo las puertas y saludando a la gente mientras entraban a la casa de Jehová.

Samuel comenzó su ministerio cuando era un niño pequeño, sirviendo y ayudando mientras aprendía del sacerdote Elí. Fue un ministerio intergeneracional. Samuel no fue puesto en la parte posterior del tabernáculo donde no sería visto ni oído; lo colocaron en la puerta principal. Sin duda tuvo que barrer, limpiar y hacer otros quehaceres menores en el tabernáculo, mientras aprendía y crecía en el Señor. Lo que debemos aprender de esta historia es que se le dio la oportunidad a Samuel de servir, aprender y crecer en el ministerio desde una edad temprana.

 Los niños en nuestros ministerios necesitan tener las mismas oportunidades que tuvo Samuel. Necesitan saber que pueden servir y ayudar, aunque sea en las cosas pequeñas. El Señor dijo: «El que es fiel en lo muy poco, también en lo más es fiel…» (Lucas 16:10, RVR1960). Debemos enseñarles a nuestros niños a servir y ser responsables en el ministerio mientras son pequeños. Nuestros niños no son sólo la iglesia de mañana, sino que son parte de la iglesia de hoy. Debemos enseñarles a decir: «Yo puedo servir».

IDEAS QUE PUEDE UTILIZAR

Es importante enseñar que el ministerio es un llamado de tiempo completo y no simplemente cuando nos da la gana. En mi iglesia nos aseguramos de que nuestros niños sean responsables cuando se ofrecen como voluntarios, o cuando se les pide que sirvan en un ministerio o proyecto. Deben recibir entrenamiento y asistir a las reuniones sobre ese ministerio o proyecto. A continuación algunas de las cosas que hemos hecho en nuestra iglesia local y campamentos que han funcionado. También presentamos la edad requerida para que puedan participar de esos ministerios.

 EL PERSONAL:Los niños se comprometen a ayudar a limpiar después de un evento. Limpian las mesas, barren el piso y ayudan a sacar la basura. El personal también ayuda, en los días programados, a limpiar y hacerle reparaciones a la iglesia. Aun han ayudado a organizar el armario de suministros. El equipo también puede ayudar a recoger la basura en el parque local. Para niños de edad preescolar hasta adultos.

 MINISTERIO DE MARIONETAS:Los niños son nuestros marionetistas. Deben de ensayar con anticipación. Cuando los niños están comenzando en este ministerio, les damos títeres dactilares para que los lleven a la casa y practiquen frente al espejo. Generalmente tenemos muchos niños que quieren participar en el ministerio de títeres. Cuando eso pasa, alternamos a nuestros marionetistas semanalmente para darle a cada niño la oportunidad de servir en este ministerio. Este ministerio comienza con niños en el 3er año de primaria.

 EL CORO/GRUPO DE ADORACIÓN:Los niños cantan en el coro y grupo de adoración. Deben participar de los ensayos para que puedan aprender la letra y familiarizarse con la melodía de los cantos. Para niños de edad preescolar hasta adultos.

 EQUIPO DE LA LOGÍSTICA:Les damos oportunidad a los niños de observar y aprender de los adultos que trabajan con el equipo técnico y de sonido. Esto es mucho más que simplemente apretar un botón. Desde el comienzo hasta el final, los niños aprenden qué se necesita para que los elementos de la logística marchen sin problemas, para que puedan ellos operar el sistema con destreza. Queremos asegurarnos de que los niños entiendan el costo y el valor del equipo de sonido y otros elementos de la logística. Los niños en quinto año de primaria pueden comenzar a servir en este ministerio.

 UJIERES:Servir como un ujier implica saludar a la gente cuando entran en el santuario y ayudar a recolectar la ofrenda. Se les debe enseñar a los niños a saludar con una sonrisa, una palabra amable y dando la mano. También deben familiarizarse con el edificio y los diversos ministerios para que puedan responder a las preguntas y dirigir a las nuevas familias a la guardería, al área del ministerio de niños, al santuario, etc. Para niños de edad preescolar hasta adultos.

 CANASTA DE DESPENSA:Una vez cada tres meses nuestros niños preparan pasteles, galletas y bizcochos, los embolsan y colocan en una canasta de despensa para nuestros ancianos y personas que no puede salir de sus hogares. También escriben notas alentadoras y dibujos y las ponen en la canasta. Oramos por ellas la noche en que las preparamos. Al día siguiente, los niños que están disponibles nos ayudan a entregarlas. Para niños de edad preescolar hasta adultos.

 FERIA ARTESANAL:Los niños hacen artesanías para recaudar fondos para las misiones. Escogemos artesanías que les guste a los niños y cada uno hace una para vender. La feria artesanal navideña ha sido la mejor de todas. Para niños de edad preescolar hasta adultos.

 EL SERVICIO DE NIÑOS:Los niños que quieren ayudar en el servicio de niños reciben una copia de la lección con anticipación, y nos reunimos con ellos para orar y conversar sobre la lección. Decidimos en qué parte de la lección/servicio van a ministrar —ya seala lección objetiva, la lección bíblica, operando la logística o en los juegos. Unos días antes del servicio, contactamos a los niños para asegurarnos de que están listos. Después del servicio, conversamos sobre lo que les gustó y lo que no les gustó, lo que salió bien y lo que no salió bien, y decidimos si hacer cambios o mejoras. Queremos que los niños que ayudan en esta capacidad sean al menos tres años mayor que los niños de la clase donde sirven. Los niños pueden comenzar a ayudar en este ministerio cuando estén en 4o año de primaria.

 VISITAS:Lleve a los niños a visitar los asilos y hospitales. Llevamos pequeños regalos para aquellos que visitamos y les preguntamos si desean que oremos por ellos antes de irnos. Para niños de edad preescolar hasta adultos.

 EQUIPO DE APOYO:Los niños escriben notas de agradecimiento a nuestro pastor y otros líderes de la iglesia. Las pegamos de las puertas de las oficinas, las ventanas de los carros, o las colocamos en sus sillas en la iglesia. Para niños de edad preescolar hasta adultos.

Los niños quieren ser parte del ministerio y quieren servir. Durante años hemos oído a los niños preguntar: «¿Puedo ayudar?» Nuestra respuesta debe ser «¡SÍ, PUEDES!» Observar a un niño servir, aprender y crecer en el ministerio es una de las bendiciones más grandes que hay en el ministerio de niños. Quizá comiencen dando pequeños pasos, pero si se les brinda la oportunidad, con práctica y tiempo, esos pequeños pasos se convierten en grandes avances.

 

Autora contribuyente: Margaret Bryant  

Margaret es la líder del ministerio de niños en la iglesia Family Worship Center en Hickman, Tenesí. Ella y su esposo, David, dirigen el campamento Big Shot en Camp Hickory Hills. Margaret comenzó sirviendo en el ministerio de niños a los 12 años. Ella desea que todos los niños sepan que son amados y que han sido creados para un propósito.

 

La guardería: El ministerio de niños comienza aquí

La guardería: El ministerio de niños comienza aquí

Muy a menudo, la guardería sólo es considerada un servicio que cuida de los niños. Si bien es cierto que es esencial cuidar de las necesidades físicas de los infantes y párvulos mientras están en la guardería, también es esencial comenzar a enseñarles sobre Jesús. Un bebé comienza a conocer el corazón de Dios a través de la convivencia con los voluntarios de la guardería. A medida que los niños comienzan a confiar en los voluntarios, aprenden que la iglesia es un lugar donde las personas procuran su bienestar. Aunque los infantes quizá no comprendan una historia bíblica, los voluntarios pueden declarar bendición sobre cada niño mientras les dan su biberón o los arrullan. Cuando los infantes se vuelven párvulos, pueden comprender verdades bíblicas básicas, tales como: Dios me ama y Dios me creó, a través de historias bíblicas, mímicas y otras actividades de aprendizaje apropiadas para su edad. Continue reading

Seis maneras de presentar una lección bíblica creativamente

Seis maneras de presentar una lección bíblica creativamente

Imagina: Usted ha invertido horas preparando una lección para su servicio de niños. Y está completamente seguro de que, al momento de hacer el llamado al altar, su grupo de niños entero pasará al frente con lágrimas en los ojos deseosos por participar en el próximo viaje misionero. Comienza a impartir su lección bíblica con mucha confianza. Las cosas van muy bien, y cinco minutos después de comenzar la lección, comienzan los problemas. Los niños se vuelven inquietos y comienzan a hablar. Mientras que algunos niños están inquietos, otros están mirando fijamente a la distancia ignorando su enseñanza. Es en este momento preciso que usted se percata de que ha perdido la atención de los niños. Sin duda están atentos, ¡atentos a algo muy lejos de la lección que está usted impartiendo! Continue reading

Envolviendo a los Niños en la Adoración

Envolviendo a los Niños en la Adoración

DIRECCIÓN MINISTERIAL

Mi iglesia recientemente comenzó a tener dos servicios de adoración familiar al mes los domingos por la noche. El propósito es incorporar a todas las edades en la adoración. Una de las maneras en que hacemos esto es proveyéndoles a los niños instrumentos para que toquen mientras cantan. La semana pasada estuve sentada al lado de uno niño muy bullicioso de tres años cuya madre forma parte del equipo de alabanza. Le encantó la primera canción y estaba muy entusiasmado con la adoración. Cuando terminó la canción, él gritó bien alto para que todos escucharan: «¡Buen trabajo mamá!» Eso nos hizo sonreír a todos. No sólo tuvo la oportunidad de adorar a Dios cantando, sino que también tuvo el privilegio de ser dirigido por su madre en la adoración. Como ministros de niños, tenemos también el privilegio de dirigir a los niños en la adoración a Dios. Continue reading

Criando Niños con una Mentalidad Misionera

Criando Niños con una Mentalidad Misionera

INTRODUCCIÓN

Cuánto me gustaría poder decirles que como madre de dos hijas y pastora de niños, he logrado que mis hijas desarrollen un corazón misionero a través de mis enseñanzas inspiradoras, pero no es así. Mi hija mayor comenzó a tener un poco de conciencia sobre las necesidades de otras personas en el mundo a través del programa La Mano que Ayuda para Niños. Cuando ella tenía cinco años de edad, asistió a una clase para preescolares en la Asamblea de niños, y el maestro les compartió acerca de las necesidades de los niños de Guatemala. Luego ella me relató todo lo que aprendió en la clase. Unos pocos años después, volvimos a asistir a la Asamblea General y visitamos la exhibición del encuentro misionero en donde aprendimos acerca del trabajo de los misioneros en otros países del mundo. Recuerdo que volvimos a preguntar sobre el programa La Mano que Ayuda para Niños, y en un momento de inspiración le pregunté a ella si estaba dispuesta a dirigir el programa en nuestra iglesia. Ella se emocionó en gran manera y me dijo que había estado orando para que Dios le diera una oportunidad de trabajar para Él. Ese año, ella recaudó $1000 dólares (EE.UU.) para ayudar a comprar recursos y material educativo para los ministros de niños en Centro y Sur América. Continue reading

Ministerio de Campamentos

Ministerio de Campamentos

INTRODUCCIÓN

Recuerdo el momento en que me enamoré del ministerio de campamentos. Fue en el verano que llevé a mi hija más pequeña al campamento para niños de 6 a 8 años edad en Tenesí. Ambas éramos campistas porque, debido a su edad, el campamento permitía que los padres asistieran al campamento con sus hijos. Ambas nos sentimos más cerca de Dios, y Dios continuó obrando en nuestras vidas durante todo el campamento. Sus planes para mi hija era incrementar su crecimiento espiritual cada verano que regresaba al campamento. Jamás olvidaré el día que volvió ella del campamento de adolescentes con un hambre por conocer más de Dios y Su palabra. Ella pasó semanas estudiando la Biblia. El campamento fue un momento decisivo para ella. El plan de Dios para mí iba más allá que sólo asistir a los campamentos. Mi esposo y yo ahora dirigimos el mismo campamento al cual asistí con mi hija, el campamento para niños de 6 a 8 años de edad en Tenesí. Continue reading

Boletín Informativo del Ministerio de Niños Preescolares

Boletín Informativo del Ministerio de Niños Preescolares

Antes de que naciera cada una de nuestras hijas, mi esposa y yo compramos un álbum de fotos en el cual colocar las fotos de los recuerdos más preciados mientras ellas crecían. En cuanto nacieron nuestras hijas, colocamos un retrato de ellas en la portada del álbum y escribimos los detalles de su nacimiento —sus nombres, fecha de nacimiento, a qué hora nacieron y cuánto pesaron. Cada álbum contiene páginas en blanco esperando las fotos que serán colocadas en ellas.

A menudo miro estas páginas blancas, e imagino los eventos futuros que le esperan a mis hijas que terminarán en las páginas de estos álbumes. Continue reading

Haciendo la Coneccion en la Comunidad

Haciendo la Coneccion en la Comunidad

Imagínense que hay una puerta en lo que tiene que pasar para entrar en el Reino de Dios.  Ud. pasa de la puerta.  Ud. mueve en los salones y encuentra un grupo de gente que son similar a Ud.  Ud. siente la seguridad.  Después de placticar más con la gente en el salon, Ud. mueve más atrás de la puerta.
Muy poca gente están cerca de la puerta diciendo “hola” a los que entran.  Es dificíl a esperar por la puerta.  Allá hay gente que tiene preguntas de las cosas que Ud. cree.  Hay gente que están sufriendo, son pobre, abusadas y desperadas.  Pero, si  no hay alguien a la puerta, ¿quien va invitar esta gente a entrar en el reino? Continue reading